En la medida de tus fuerzas

Por Emilio Santamaría S.

Este relato empieza con un bosque incendiado. Las llamas se propagan con sorprendente rapidez, y los animales huyen asustados. Solamente un gorrioncillo revolotea decidido al río, moja sus alas y vuela sobre las llamas para dejar caer una o dos gotas de agua. Una ardilla, sorprendida, le grita ¡Tonto! Comprende que con esas gotas jamás apagarás este incendio.

El gorrión ni siquiera contesta, no tiene tiempo para ello porque está inmensamente afanado.

Para sus adentros piensa en todo lo que le debe a ese bosque que le ha dado tanto, ha vivido ahí con su familia, ahí ha sido muy feliz. Debe entonces luchar por hacer lo que pueda para salvarlo. Y sigue en ese ir y venir entre el rio y las llamas, dejando caer en cada viaje una o dos gotitas de agua.

La historia concluye cuando Dios viendo el esfuerzo del gorrioncillo, deja caer un gran chubasco de agua que apaga por completo las llamas del bosque. Y éste reverdeció y volvió a florecer. Así todos los animales regresaron, y volvieron a ser felices, más felices de lo que eran antes.

La moraleja es clara. Cuando nos enfrentemos a grandes problemas, como los que vivimos hoy en esta era tan complicada del Coronavirus, ¡ataquémoslos en la medida de nuestras fuerzas!

Pensemos como el gorrión y esforcémonos en la medida de nuestras fuerzas, porque acabaremos recibiendo la ayuda de una fuerza mucho más grande que nosotros, y no lo dude, producirá su solución. Pero si pensamos como la ardilla, acabaremos decidiendo que no se puede hacer nada y nos abandonaremos al ocio, al escepticismo y a la decepción.

Si algo he aprendido a través de la vida es que las personas más exitosas cuidan mucho estas tres cosas:  el orden, el uso del tiempo y su actitud.  Saben fuera de toda duda que la acción derrota al estrés y la desesperación.

Desgraciadamente también he visto a gente fracasar, que gasta su energía y su tiempo quejándose y sintiéndose víctima. No comprenden la sentencia: “No le cuentes a Dios que tan grande es tu problema. Mejor cuéntale a tu problema lo grande que es tu Dios”.

LO NEGATIVO:
Sufrir los problemas, sentir que es imposible solucionarlos.

LO POSITIVO:
Poner acción en la medida de nuestras fuerzas, y descubrir que hay una fuerza superior que siempre vendrá en nuestro auxilio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *