Consejos que Sí funcionan para Manejar tus emociones

Por Gabriel Gil/ pastor coach ,escritor

No te tomes la vida tan en Serio.

No se trata de ser una persona desorganizada, desordenada, floja o sin metas… sino de entender que la vida es demasiado corta para pasársela enojado por personas complicadas -las cuales siempre van a existir-. La vida hay que disfrutarlas… decidir ser feliz a pesar de. Permítete cometer errores, date licencia de no tomar tan en serio ciertas cosas que pasan (por supuesto, todo en equilibrio).

Entiende que No tienes el Control de todo.

Hay situaciones en la vida en las cuales no tienes control alguno. ¿Llorarás porque hoy está lloviendo? ¡Bah! no tienes control sobre el clima, lo mismo sobre algunas circunstancias… cede ese peso a Dios, el Único que puede hacerse cargo en realidad. Entiende que hay situaciones en tu organización (o vida) en las que no podrás hacer nada… aprende a vivir con ello.

Deja fuera de tu sistema el Veneno.

No escuches todo lo que se dice de ti, ni las críticas ni los halagos, ambos nunca son 100% confiables. He aprendido que el remedio más efectivo para no sucumbir ante palabras ponzoñosas es no oírlas. Así que la próxima vez que un amigo venga a ti para ponerte al tanto de lo que se dice de ti detenlo… ¡deja fuera de tu sistema el veneno! Una vez dentro se esparcirá como cangrena.

Aleja de ti a los Vampiros emocionales.

En todo grupo humano existen los que yo llamo ‘vampiros emocionales’, personas expertas en chupar la energía emocional de quienes están a su alrededor. Lo hacen por medio de palabras negativas, chismes, chistes vulgares, pesimismo en su forma de ver la vida, siempre tristes, de mal humor o dispuestas a decirte que no se puede hacer. Aléjate de los tales… así tu nivel de energía se mantendrá.

Recárgate a diario.

A cada uno se nos da una dosis de energía para usar a diario, y esta se va gastando a medida que la usamos en la jornada. Parte de esa energía son nuestras emociones (si peleas con alguien en la mañana, créeme, te quedaste sin batería para el resto del día… aprende a pelear solo aquellas batallas que son necesarias y evita las que son inútiles). Una forma efectiva de recargarte a diario es durmiendo las horas suficientes la noche anterior, tomando un buen desayuno, orando de madrugada, dándote duchas frías al levantarte, leyendo la Biblia antes de leer tu correo electrónico, etc.

Recuérdate a ti mismo quién Eres.

La gente con mayor control emocional utiliza la auto-afirmación cuando la intensidad de sus emociones todavía es baja y tienen tiempo para buscar otro punto de vista de la situación. Curiosamente, se ha demostrado que esta estrategia funciona especialmente bien en las mujeres. Así que la próxima vez que sientas que pierdes el control sobre tus emociones, recuérdate a ti mismo aquellas cosas de las que te enorgulleces en tu vida. ¡No dejes que te digan lo que no eres!

Distrae tu Atención como un Niño.

Las personas que mejor gestionan sus emociones también han aprendido a usar la distracción para bloquear sus estados emocionales antes de que sea demasiado tarde. La técnica de la distracción consiste en desvincularte de la emoción negativa centrando tu atención en pensamientos neutrales. De esta forma evitarás que la emoción coja demasiada intensidad. Ejemplo: si tu subalterno cuestiona tu autoridad, en lugar de pensar que deberías despedirlo podrías pensar en el delicioso almuerzo que tu esposa te tiene una vez llegando a casa. Es simple e infantil pero eficaz.

Las emociones van y vienen, no las podemos controlar pero sí manejar (a veces). Te recomiendo que disciplines tu vida, de esa manera no andarás por la vida como una tetera hirviendo que ‘al menor calor’ bota su agua caliente quemándose a sí mismo y a los demás: Duerme lo suficiente (las personas cansadas son más irritables), come sano, ve al baño a diario a hacer tus necesidades, toma mucha agua, camina a diario (uno de los mejores ejercicios para sacar el estrés), ríe más, abraza a tus hijos, haz el amor con tu cónyuge y disfrútalo, ora de madrugada, lee mucho la Biblia (su lectura mantendrá tu mente sana), evita ver televisión (solo transmite negatividad, erotismo), usa menos el celular (apágalo más seguido), desconéctate al menos 24 horas seguidas a la semana (un día y  una noche completos) y por supuesto, medita… hazlo pensando en tu jornada diaria (¿qué hice bien, qué hice mal, qué debo mejorar?). Estos consejillos te ayudará a disipar esas emociones contenidas para evitarte explotar con aquellos buscapleitos que encontrarás en tu gestión.

Por último, ‘todo tiene su tiempo’. Hay tiempo para reír, llorar, gritar, enojarse, estar triste y alegre (Eclesiastés 3)… aprenda a expresar la emoción adecuada para el momento adecuado en el tono adecuado. Si va a enojarse con una persona o situación, hágalo (no lo reprima), pero hágalo de la forma correcta; y recuerde, cuando una persona diga algo contrario y diferente a su opinión, ‘no lo tome personal’, simplemente es un punto no igual al suyo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *