El perdón da libertad

Por Digna. Reyes

¿Usted fue ofendido alguna ves?, ¿piensa que le hicieron daño  siente dolor y rabia con esos recuerdos?. Si es así le invito a  leer este escrito.

El perdón es un regalo que deberíamos estar dispuestos a dar a nuestros semejantes. Perdonar es     importante para manejar ciertos sentimientos como la ira. A menudo hay una lucha o sentimientos encontrados cuando se trata de perdonar a alguien que nos ha causado daño.

El perdón significa “la cancelación de una deuda” de una mala acción o injusticia cometida en contra nuestra. El perdón se producirá cuando decidimos dejar de lado el resentimiento, y la ira hacia el que nos ofendió, en vez de guardar rencor o buscar venganza. Cuando perdonamos, decidimos no guardar ofensas o heridas del pasado en contra de otra persona, aunque creamos que él o ella no merecen ser perdonados.

El perdón no es una decisión fácil de tomar, ya que a veces hay muchos sentimientos que estorban la decisión del verdadero perdón. Hay que tomar en cuenta que perdonar no es  tener una reconciliación, o tratar de olvidar; ya que el resentimiento regresara cuando menos lo esperamos. Tampoco esperaremos que el tiempo cure la herida, ya que el perdón es activo y no pasivo; además no es adoptar una actitud positiva hacia la persona; sin perdonar.

Se han realizado muchos estudios sobre los efectos positivos del perdón, cuyos resultados confirman que perdonar a los demás lleva a reducir el estrés, mejorar la salud del corazón, tener relaciones más fuertes, reduce el dolor, y da mayor felicidad.

Es mejor que elijamos perdonar que vivir con resentimiento en nuestro corazón. Lo siguiente nos puede ser de utilidad para caminar por el proceso del perdón:

  • Teniendo la madurez de admitir el enojo y el dolor causado por ofensas específicas.
  • Borrando todo pensamiento de venganza, o de devolver el daño a la persona como pago por lo que hizo.
  • Considerando el punto de vista del ofensor, para tratar de entender su conducta.
  •  Aceptando la ofensa y el dolor causado, sin descargarlo en el ofensor, ya que esto solo hace mayor el sufrimiento.
  • Teniendo compasión y buena voluntad por el ofensor, ya que esto le dará liberación al ofendido.
  • Teniendo claridad de lo que el perdón producirá al tomar la acción de perdonar.
  • Comprendiendo lo que es el perdón, y tomando la decisión y el entendimiento de comprometerse a perdonar.  
  • Encontrando sentido del motivo del sufrimiento. Debemos concientizarnos  de la importancia del perdón, ya que además nos permitirá conectarnos con los demás, experimentando reducción de las emociones negativas.

Cuando estamos convencidos que hemos sido tratados injustamente, podemos llegar a perdonar a otros cuando decidimos deshacernos del resentimiento, y de allí podemos responder o tratar con acciones de compasión y generosidad a quien nos hizo daño.

Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo. Efesios 4:32.

Sea libre perdone y viva bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *