Los hijos pródigos de la modernidad

Ps Fernando Alexis Jiménez

Email fernandoalexis@aol.com

Mariana llega, como suele hacerlo cada mes, para reclamar su cheque de subsidio estatal. Lo guarda con sumo cuidado en el bolsillo más profundo de su bolso y sale presurosa. Viste con humildad. Incluso, ya va siendo hora que cambie de zapatos. Están muy viejos. Detrás, decenas de personas, al igual que ella, esperan su turno para recibir su ayuda. Son indigentes algunos, otros desempleados. Residen en los suburbios de Londres.

Hay algo que sorprende en esta mujer que raya los cuarenta años. Ella, es prima de la Reina Isabel Segunda. Es una descendiente real. Más inverosímil aún. Sus padres tienen una fortuna que se estima en 33 millones de euros. Sin embargo vive en la miseria.

Prefirió la inopia aún cuando podría disfrutar todas los privilegios que quisiera, pero reside en una casa desvencijada, de tejas rotas, paredes húmedas y una antejardín que evidencia abandono.

 

¿Cómo vive usted?

 

La Biblia dice que usted y yo somos hijos de Dios. Nuestra vida no puede ni debe proseguir en la miseria. Fuimos llamados a una existencia renovada. Pero al igual que Mariana Mowalt, la protagonista del relato, millares de personas prefieren seguir en la indigencia, tanto física como espiritual. Desprecian la nueva vida en Cristo que el Padre nos ofrece.

El Señor Jesús relató la historia del hijo de un acaudalado hombre. Un día pidió su parte de la fortuna y la malgastó. En la ruina, volvió la mirada a la realidad. Reconoció su error. Admitió que no tenía por qué seguir igual. Regresó a casa y pidió perdón a su padre.

“El joven le dijo: ‘Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame tu hijo.  Pero el padre ordenó a sus siervos: ‘¡Pronto! Traigan la mejor ropa para vestirlo. Pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero más gordo y mátenlo para celebrar un banquete. Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado.’ Así que empezaron a hacer fiesta.” (Lucas 15:21-24. Biblia Nueva Versión Internacional).

Igual usted. Puede ser uno de los tantos hijos pródigos de la modernidad. Es hora que despierte. Reflexione. Su vida puede ser diferente. Dios perdona todos sus pecados. No importa cuántos errores haya cometido en el pasado. El le espera con los brazos abiertos. Quiere darle una nueva oportunidad. ¡Hoy es el día de comenzar una vida renovada!¡Decídase!¡Basta ya de vivir en derrota!.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *