Maradona: la muerte de un ídolo

Por: Mario E. Fumero

El 25 de noviembre del año 2020 falleció uno de los más grandes futbolistas mundiales, y el ídolo de los argentinos y el mundo, Diego Armando Maradona, después de una larga carrera exitosa, la cual tristemente le llevó a un declive de salud, originado por los excesos del consumo de droga y alcohol.

Maradona murió a los 60 años de edad, tuvo una vida exitosa, y ha sido catalogado junto al brasilero Pelé, los mejores futbolista de los últimos tiempos, sin embargo, Diego comenzó dando lo mejor de su vida, pero cuando sobrepasó los límites de la fama y el éxito, languideció rápidamente, y pese a su potencial y agilidad en el campo de juego, fue derrotado físicamente cuando al querer dar más , cayó en los lazos de la cocaína y el alcohol, lo que lentamente minaron su salud, hasta llevarlo a la muerte de forma precipitada.

Maradona es uno de los muchos héroes del mundo que fue abatido por una sustancia que derrota al más fuerte y causa estragos en las altas élites del deporte, el cine y el teatro. Esto evidencia que el que juega con las drogas, siempre será derrotado, por más fuerte, rico y poderoso que sea. Diego Maradona entra a una larga lista de héroes y personas famosas que lo perdieron todo por un polvito blanco que derriba a los más fuertes. Él se añade a la lista famosa de cantantes y artistas Whitney Elizabeth Houston, al rey del Rock Elvis Presley, y a Mike Jackson, y otros muchos más que agotados por la fama y la ambición, sobrepasaron sus límites cayendo en un vacío interior y en un agotamiento físico que los llevó a sucumbir frente a las drogas, ya sean legales o ilegales.

Hay dos cosas que nacen cuando alcanzamos la gloria y el poder. Primero el abuso de la capacidad física y la necesidad de usar sustancias que nos den fuerza para poder seguir siendo héroes o famosos, y poder cumplir todos aquellos compromisos que muchas veces sobrepasa nuestra capacidad, llevándonos a tener que apoyarnos en sustancias que nos den la fuerza para sobrepasar nuestros límites y esto fue lo que le ocurrió a Maradona. Y en segundo lugar, el deseo de ser más y poder llegar a lo más alto, para lo cual buscamos una muleta que nos diera la fuerza para poder cumplir todos sus compromisos, que muchas veces sobrepasan nuestra capacidad, además de la ambición y el deseo de placer.

Hoy el pueblo argentino llora a uno de sus más grandes ídolos, el cual puso en alto a su nación. Maradona fue un ídolo, tuvo todo lo que quería, no le faltó nada, pero tristemente acortó su vida en medio de su fama, dándose a una vida sin control y ello derribó al ídolo, dejando a millones de personas tristes porque perdieron a su más grande héroe del fútbol, víctima de una dependencia destructiva.

Si Diego Armando Maradona hubiera podido superar la dependencia a la coca y al alcohol, y hubiera tomado en serio la vida, como lo ha hecho el brasilero Pelé, podría haber vivido muchos años más, y seguir siendo de bendición para el fútbol, tanto a nivel nacional como mundial, pero no tuvo la fuerza para poder superar una enfermedad que tristemente le minó y le derribó, porque las drogas derriban al más fuerte.

Recordemos que ni el dinero, ni la fama, ni la gloria, no nos puede sostener en victoria cuando somos presa de la dependencia a las drogas, y que la única salida que podremos encontrar, una vez sumergidos en ella, es el milagro de que Dios pueda cambiar nuestras vidas, porque como dijo el apóstol San Pablo, el querer está en mí, pero no el hacer el bien, de manera que cuando soy víctima de este flagelo, descubro que hay una ley en mis miembros que me lleva cautivo a la ley del pecado. (Romano 7 16-22).

No dejes que la fama y el poder te lleven más allá de lo que puedas, y termines apoyado en una muleta que aunque te va a dar más fuerza temporalmente, a la larga, te va a cortar la vida. Porque la droga todo lo destruye.

Fuente: www.contralaapostasia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *