Padres que forjan hijos ganadores

Miró alrededor. El escenario estaba lleno. Rostros expectantes. Sus padres en primera fila. Su hermanito menor, con el traje de azul que estrenó en su más reciente cumpleaños. Sintió valor. Y comenzó a tocar. Los dedos de sus manos recorrían las teclas del piano con la delicadeza de una bailarina sobre una superficie de nieve. Los acordes llenaban el lugar.

Alfredo Delgado Moreno es un verdadero artista. Tiene apenas once años y ya se perfila como una revelación musical en el Valle del Cauca, al sur de Colombia. Aprendió el valor de la disciplina. Cada día practica por varias horas. La perseverancia le llevó a grabar su segundo disco compacto. Va camino al éxito. Su rostro que mezcla un gesto entre pícaro e inocente, que matiza con unos lentes redondos y cafés –como los de John Lennon–, esconde un triunfador.

¿Qué despierta los talentos y forja las características de un ganador en alguien que apenas es un niño? Tres cosas. La primera, el apoyo de sus padres. ¿Cuántos chicos desperdiciaron sus capacidades porque sus progenitores no les brindaron respaldo a tiempo? La segunda, sembrar en ellos la semilla de la perseverancia que les permita seguir adelante por encima de las adversidades, y la tercera,  instruirles en la importancia de tener una meta por la cual luchar. Sin duda, y pese al tiempo que pase antes de lograrlo, algún día llegarán a la cima.

Los hijos, un verdadero tesoro

Los hijos son nuestro mayor orgullo y el mejor tesoro, para el presente y para el futuro. No en vano escribió el salmista: He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; No será avergonzado Cuando hablare con los enemigos en la puerta.”(Salmos 127:3-5).

Es imperativo brindarles todo nuestro amor, respaldo, comprensión y tolerancia. Son semillas para que se conviertan en ganadores.

Pero hay un elemento muy importante que jamás debemos olvidarles. Estriba en enseñarles a amar y honrar a Dios. Desde su más tierna infancia. Esas pautas les permitirán enfrentar exitosamente cualquier circunstancia adversa. Tendrán fe. No se dejarán vencer. Saldrán delante por encima de cualquier obstáculo.

Ponga en práctica estas enseñanzas… No se arrepentirá

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *