Ser madre en tiempos de Coronavirus (Covid-19)

Por Cesar Carhuachín

En este mes celebramos “El día de la madre” en los EUA y en algunos países de América Latina. Por esta razón, saludamos a todas las madres en su día. En esta oportunidad, les invito a imaginarnos juntos cómo ser madres en tiempos de Coronavirus.

Primero, una madre en tiempo del Covid-19, es una mujer trabajadora dentro, pero también fuera del hogar (si lo exige su labor). Esto es muy importante cuando hablamos de la capacidad de una madre de auto-sostenerse y mantener su hogar. Todas las mujeres saben todo el trabajo que les toca hacer, sea reconocido o no, porque lo tienen que hacer. El mensaje también es para los hombres, para que reconozcamos el trabajo de las madres y no lo hagamos invisible. Hablar de eso y reconocerlo tiene que llevarnos a honrar el trabajo que hacen las mujeres.

Segundo, es una madre protectora de su hogar del contagio del Covid-19. En caso de ser madre soltera y cabeza del hogar, le toca a ella el cuidado de la familia del contagio por el Covid-19. Será con su esposo, en caso que lo tenga. Esta madre está informada adecuadamente y actúa de acuerdo a ello. En tiempos de desinformación y desesperación, la madre orienta sobre la salubridad para su familia. Escuchar música y bailar con la familia en casa es terapéutico, ya que nos distiende como grupo y nos cambia el ánimo.

Tercero, la madre en tiempos del Covid-19, es una mujer sabia, que maneja el ocio en la cuarentena. El ocio no siempre es negativo, sino que puede ser muy positivo, porque los tiempos de ocio son propicios, son oportunidades para hacer cosas nuevas, para despertar y agilizar la creatividad. En tiempos de ocio en casa, cuando tenemos a los niños un poco inquietos, la madre (junto con el padre) proveen cosas para que los niños creen y construyan cosas, como plastilina, papel y lápices de color, una tijera para niños y cartones para cortar, etc.

Cuarto, una madre en tiempos del Covid-19, es una mujer coordinadora con sus hijos de las tareas del hogar (con su esposo también si lo tiene). Es decir, ella encuentra en tiempos de cuarentena, la oportunidad propicia de aprender y desarrollar nuevos hábitos familiares, por ejemplo: a) que los hombres y los hijos varones también realicen del hogar. Hoy, desde las nuevas masculinidades aprendemos que los hombres tenemos que desaprender las costumbres machistas de poner todas las tareas del hogar a la mujer; y, aprender nuevos hábitos que hagan justicia a las tareas del hogar. Otro nuevo hábito que puede desarrollarse es la buena costumbre de jugar juntos como familia, porque muchas veces los papás no jugamos con los hijos, o no vemos la televisión juntos con la familia. La cuarentena es una oportunidad familiar de crear nuevos hábitos que nos fortalezcan y hagan una familia más colectiva.

Quinto, una madre en tiempos del Covid-19, es solidaria con aquellos en necesidad, con los más pobres y los migrantes. Es la virtud de mirar las necesidades más allá de la propia casa; y ayudar y colaborar con aquellos que están en necesidad, como los nuevos migrantes. Cada uno de nosotros conocemos quienes son los necesitados en nuestro vecindario, tenemos que ser solidarios con ellos. La solidaridad es una forma concreta cómo mostramos el amor de Dios con los demás.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *