¡Tiempo de guerra!

“Combatirse a sí mismo es la guerra más difícil; vencerse a sí mismo es la victoria más bella”: Friedrich von Logau.

Fue el presidente Abraham Lincoln que emitió la proclamación de la emancipación en el año 1863 la que dejó abolida la esclavitud, pero vemos que en la práctica ha resurgido. Esto se muestra en el acto de injusticia de la muerte de George Floyd, ocurrido el 25 de mayo de 2020 en el vecindario de Powderhorn, en la ciudad de Mineápolis, Minesota, Estados Unidos. La pandemia actual ha provocado de igual forma el rechazo de muchos, dejando en evidencia la pandemia y el racismo, discusiones, muertes, malos entendidos. Acaso son tiempos de guerra, ¿qué está pasando?, ¿hacia dónde vamos? Ningún Gobierno o nación tiene la respuesta. El ser humano ha podido inventar armas de destrucciones masivas nucleares capaces de desaparecer toda la raza humana, pero no tiene la respuesta para matar un virus. Este es el momento de poder discernir los tiempos del Espíritu.

En la mente de Dios según el concepto hebraico el tiempo se identifica como un ciclo de vida no lineal; es decir, se ve la humanidad en el tiempo temporal y la eternidad. “Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez, y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. Antes bien cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman” 1 Corintios 2:6-9. Este tiempo se debe interpretar que la tribu de Isacar estaba ubicada entre Judá, la tribu de guerra y alabanza, y Zabulón, la tribu de las riquezas. Sin conocimiento del tiempo no puede moverse en victoria de guerra en guerra, Dios dará revelación a sus hijos para mantener una voz en medio del desierto, es tiempo de guerrear por nuestra salud, finanzas, familia y nación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *